Una mosca parada en la pared

La pregunta que algunos de nosotros nos formulamos desde pequeños ¿cómo logran las moscas caminar sobre el techo sin caerse?

Para responder a esa interrogante, los científicos del Instituto Max Planck en Stuttgart (Alemania) están investigando está capacidad (al estilo James Bond) que tienen los insectos para lograr colgar boca abajo de un techo. En el futuro, ese conocimiento podría conducir al diseño de pequeñas máquinas que imiten este fenómeno natural (posiblemente para realizar tareas complejas en el exterior de una rascacielos o en alguna otra máquina monumental).

El procedimiento consiste en utilizar sensores ópticos para medir la fuerza aplicada en cada pata de una mosca mientras camina libremente en el techo. Ellos encontraron que la mejor fuerza de adhesión se produjo cuando al menos una pierna de cada lado del cuerpo de la mosca estaba en contacto con la superficie.

Para realizar los estudios, primero tuvieron que estudiar la composición de la pata de una mosca, esto con ayuda de un microscopio electrónico. Más parece la cabeza de otro animal que la pata de una mosca.

[Lo encontré en: Eurekalert.org]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s