Dreams

Bellísima concepción, cuál musa en mi mente, habitando en lo abstracto de mis ideas. Mostrada en lo más trascendente de mi cabeza, de mi santuario intangible al que sólo tu tienes acceso.

Te rebusco, te encuentro, me cautivas, me inspiras, me acompañas, me calmas, me alegras, me hipnotizas, me hechizas, me capturas, me envuelves, me encierras, me enjaulas, me liberas, te adoro.

Palabras vanas, inconexas, repetidas. Lejos de toda coherencia exigente para manifestar mi sentir hacia ti, más lo intento pero no puedo. Siento cómo toda mi racionalidad se evapora, se esfuma, me merma, me cohíbe, me adentra en un mundo fantasioso, utópico en donde todo gira en torno a ti; a tus ideas, tus argumentos, tus conclusiones, tu carisma, tu delicadeza, tu belleza, tu aroma, tu sabor, tu textura, tus emociones, tus respiros, tu mirada, tu innata autenticidad para expresarte dejando muy atrás lo superfluo. Un mundo adictivo de sólo tú, del que ser prisionero no se concibe como algo inhumano, sino satisfactorio, deseable, querido.

Al sentirte, al tocarte, al acariciarte, al respirarte, al escucharte, al expresarte te haces indispensable, inolvidable, inequívoca, perfecta. Te conviertes en lo por siempre anhelado, lo por siempre soñado, lo que yo he buscado por todos los confines terrenales accesibles para mí, aunados a mi irreal imaginación que también he escudriñado sin cesar, hasta el más recóndito y oscuro lugar. Esa imaginación invisible que alimentas día y noche, con tus palabras precisas. Esa imaginación que se convierte en un crepúsculo cautivo, que se limita a sólo evocarte a ti, en cada intervalo del día.

Te mereces una mención especial aquí, no mañana, no pasado, sino ahora. A tu lado el panorama teñido de negras sombras se va en declive y da comienzo, de una manera casi mística, a la belleza perpetua, esa belleza que no se deteriora con el tiempo, sino que se nutre, se hace más bella. Da principios a la voz convincente, la mirada templada, el olor cautivador, la inspiración indispensable, la que llega de una manera tan sublime y sin mesura con sólo estar ahí, contigo, contemplando la eternidad.

-Hourly tha passage whit you seems to me a second

Para: Leonor H.P.

La juventud de ahora y los gadgets

¿La juventud de ahora en verdad ama a los pequeños gadgets tecnológicos o sólo los usan como pretexto para presumir su cuantioso poder adquisitivo lleno de soberbia y demostrar que son mejores que tú?

Porque según sus profundos argumentos: ¡ellos si van al día con la tecnología! (aunque no sepan ni que coño es “el bluetooth“).

Definitivamente es la segunda, pues más que nada, un buen gadget es sinónimo de excelente status social (mientras más caro, más importante (y arrogante) te consideras, no importa si eres un “genio analfabeta“, total, tienes un codiciado “aparatito” ¿no?).

[Basada en especulaciones e interacciones reciprocas con personas de ese tipo (hay escasas excepciones)]

“Estos chavos de hoy en día (y su mala otrografía)”

No hay duda de que los comentarios tipo SMS son lo que más se maneja en estos días por toda la blogosfera, esos comentarios en donde tenemos que poner todo nuestro empeño e ingenio para poder descifrarlos y descubrir que al final son simples ofensas producidas por el enojo de las personas al no concordar con sus gustos y/o pensamientos.

Básicamente, las reglas ortográficas han quedado en el olvido, y la mejor opción de escribir es a como nuestra cabeza nos de a entender y no como debe de ser. ¡Claro!, sin olvidarnos del uso constante del spanglish, que hace las cosas un poco más enredadas. Es algo así como la historiera de abajo.

[Visto en: “ERES LO QUE ESCRIBES, ERES COMO ESCRIBES“]