Podcast #1: Introducción

No sabía ni cómo comenzar. Al principio me costó y de hecho me costó todo lo demás también. Se nota a leguas mi nerviosismo, mis constantes trabas. Las palabras mal pronunciadas afloran ahí, pero creo que eso, los errores son parte del aprendizaje (tenía que justificarme).

Así que ya saben señores, no se contengan y denle con todo a mi pequeño podcast. Que debo admitir, el comienzo, las primeras oraciones se asemejan mucho a la de los micro-podcast de Claudia, una pumper ecuatoriana con una voz muy suave que les recomiendo ampliamente que escuchen.

Pueden escuchar mi podcast en mi cuenta de Tumblr (el enlace abajo) y si gustan, comentar aquí. Ya saben, unas buenas críticas constructivas no caerían del todo mal.

http://pumptris.tumblr.com/post/189840894/adelante-se-ores-no-se-contengan-y-critiquen-con

En el podcast menciono @klaupiu y @lnkn. Ese último de mi natal Puebla.

¡Sal a ver la luna!

¡Sal a ver la luna!” Esa fue la frase que @lnkn me dijo para… No sé ni para que lo hizo, pero supongo que pensaba que ya necesitaba aunque una mínima distracción, bella y natural para apaciguar el sueño, del que aún me quejo a diario por twitter de no concebir. Los problemas de insomnio que me han venido atacando ferozmente estos últimos días no los he podido domar del todo, aun me controlan y ajetrean salvajemente, como una boya en un mar violento e inconquistable.

El punto de ésto no va en mis problemas para dormir, sino en lo que acabo de presenciar, pues justo en el momento en que salí a ver a la pequeña luna, rodeada de nubes, un ruido proveniente del garaje me quitó la tranquilidad. Acepto que al principio pensé que era un suceso paranormal con fantasmas o tal vez con hombrecitos verdes caminando desnudos por el piso frío y húmedo del lugar, ya saben que en momentos de espanto la imaginación comienza a hacer de las suyas. Me comenzaba a entrar un poco el miedo, pero el pavor se esfumo de la misma manera que vino al darme cuenta que se trataba de mi “caliente” vecina agasajándose frenéticamente con su novio que al percatarse de los ruidos que producían mis sandalias al caminar, se comenzaron a moderar y empezaron a cuidar celosamente su espacio de cualquier mirada (o lente) voyeurista que los asechara.

Mi garaje es un lugar recóndito, sin puerta. La luz del alumbrado público no cubre toda la oscuridad que guarda celosamente ese lugar. Es el sitio idóneo para alcanzar el mayor éxtasis que las antiguas religiones paganas consideraban como un acto sagrado, como el único medio para establecer una conexión directa y breve con Dios; la fusión del hombre y la mujer para convertirse en uno solo.

Son casi las dos de la mañana y ahora, aparte de no poder dormir, ya me quedé con la intriga de lo que sucede en estos momentos en algún rincón de mi garaje…

LunaGalileoscopio

Esta imagen la tomé de "Microsiervos"

¿Qué sugieren que haga para la próxima? Estoy abierto a sus innumerables propuestas “macabras”. Muajaja.

🙂

140 caracteres en Twitter

Si lo que tienes que decir ocupa más de 140 caracteres, no lo digas en Twitter…

¿Apoco ese no es uno de los problemas más frecuentes a los que todos los usuarios de Twitter nos enfrentamos en algún momento de nuestros vidas -claro, mientras usemos Twitter-? Afortunadamente en Ezquizopedia se ha publicado una lista con 15 útiles y prácticos consejos que nos pueden ayudar a crear mensajes para Twitter de una manera tan legible y corta que no va a ser necesaria la implementación de la irreverente escritura tipo SMS, que ni se entiende o que a veces se malinterpreta (y es que me ha pasado).

Hay que resaltar que -por lo que he leído en Esquizopedia- la lista se logró gracias al aporte de algunos de los seguidores del twitter de “Inti“. Es algo así como un “‘post colectivo”.